Potenciar el aprendizaje a lo largo de la vida en las escuelas y universidades es hoy más importante que nunca, y nosotros, los líderes en educación, tenemos un papel protagonista para lograrlo. Partiendo de ahí, podemos empezar a reflexionar sobre cómo podemos aprender de otras industrias. 

Por ejemplo, en el mundo del comercio, cuando una compra se convierte en una experiencia memorable, es mucho más probable se siga repitiendo. Lo mismo puede suceder en la educación.

Cuando dejemos de pensar en el aprendizaje como una "transacción" única, fija y lineal... y la convirtamos en una experiencia transformadora, divertida y memorable, naturalmente continuará sucediendo a lo largo de la vida. 

Por esto creo que más que seguir pensando en cómo "retener" estudiantes, ¿Por qué no nos enfocamos en enamorarlos, fidelizarlos y empoderarlos? ¿Cómo podemos infundirles esa pasión por seguir aprendiendo en el flujo de la vida? ¿Qué acciones podemos tomar desde las universidades para que el aprendizaje se integre naturalmente a sus vidas?

En este artículo compartiré lo que considero las principales estrategias para fidelizar y enamorar a los estudiantes en la educación superior, convirtiéndolos en aprendices de por vida.

1) Apoyar a los estudiantes desde la admisión y más allá de la graduación 

Y adapte el acompañamiento en función de dónde se encuentren los alumnos en su viaje.

Todos sabemos que la experiencia del primer año universitario es fundamental para el éxito general del estudiante. Estudio tras estudio revela que la mayoría de los casos de deserción ocurren en esta primera etapa. Por eso, casi todas las instituciones tienen algún proceso de orientación con el objetivo de hacer que el ingreso al campus sea una experiencia única y positiva.

Esta medida es muy importante. Sin embargo, muchas universidades se quedan ahí y no piensan en cómo apoyar a los estudiantes los años siguientes de su carrera e incluso después de la graduación.

Cuestiones como recomendar cursos relacionados a temas de interés,  ayudarles a elegir una especialización y prepararlos para la vida laboral en las habilidades más demandadas después de la graduación, son algunas de las formas en las pueden maximizar el éxito de sus estudiantes y graduados y fortalecer su vínculo con ellos.

2) Abordar las diversas necesidades de los estudiantes "no tradicionales"

El estudiante tradicional "recién salido de la escuela secundaria" ya no es la mayoría. Cada vez hay más estudiantes de edades mayores y/o que sólo tienen disponibilidad a tiempo parcial para estudiar. Estas personas, consideradas estudiantes "no tradicionales", representan actualmente al menos el 73% de los universitarios en Estados Unidos. Este cambio demográfico trae consigo la necesidad de innovar la educación superior en todo sentido.

Ahora bien, ¿cuánto saben realmente los líderes de educación superior sobre este tipo de estudiantes?

En principio, es importante entender que las expectativas y prioridades de los estudiantes "no tradicionales" son diferentes de las de los estudiantes tradicionales. Si las universidades quieren enamorarlos y fidelizarlos, es fundamental que comprendan, cumplan, e incluso superen sus necesidades y preferencias. En este sentido, deben preguntarse: ¿Estos estudiantes requieren una forma diferente de consumir contenido educativo? ¿Necesitan otros tiempos y métodos de entrega? ¡Conocerlos primero! 

Ellos necesitan mucha más flexibilidad en términos de lo que les ofrece la experiencia universitaria tradicional. El sistema educativo es muy lineal todavía; aquel que se desvía del objetivo de obtener el título es ‘castigado’. Por eso, las universidades deben comprender que la ruta de aprendizaje actual no necesariamente es lineal y es contínua, y hay mucho que se puede hacer para ayudar a los estudiantes a avanzar hacia una credencial útil para su vida laboral de forma rápida. 

Una buena forma de actuar frente a esto es comenzar fortalecer el vínculo empresas, universidades y EdTechs orientadas en desarrollar trayectorias profesionales basadas en competencias. Hay toda una industria de $500 mil millones dentro de la educación postsecundaria que se ocupa de credenciales alternativas, certificaciones y cursos cortos. Las oportunidades de crecer en este nicho son enormes.

Lectura recomendada:

Microcredenciales: qué son y por qué son importantes para las instituciones de educación superior

 

3) Ofrecer comunicación y acompañamiento contínuo

Como he venido mencionando, estamos antes un cambio hacia el aprendizaje permanente. Cada vez más personas adultas se están dando cuenta de que estar en "modo aprendizaje" no es un lujo, sino un requisito indispensable para actualizarse y seguir siendo relevantes en sus trabajos.

Este fenómeno requiere que las instituciones de educación superior generen más recursos de actualización y guía estudiantil, sobre todo a los "no tradicionales". Los estudiantes modernos necesitan sentirse fuertemente asesorados y acompañados durante las diferentes etapas de su carrera profesional. 

Aproveche las tecnologías actuales y abra oportunidades para conectarse con los estudiantes  a través de diferentes canales: desde correo electrónico, teléfono, mensajes texto, y hasta redes sociales. Tener claridad sobre sus preferencias, opiniones, metas y brindar comunicación, segmentada por grupo de edad y demográfico, puede ser la diferencia entre comunicarse demasiado con los posibles estudiantes y hacer una conexión impactante.

Puede consultar este reporte sobre las preferencias de comunicación de los estudiantes de por vida.

También leer: 3 beneficios del Aprendizaje Permanente para las universidades

 

4) Habilitar opciones digitales para construir comunidades y aumentar la participación estudiantil

Relacionado al punto anterior, aquellos estudiantes que tengan la oportunidad de construir relaciones sociales y académicas sólidas con otros estarán más encaminados en alcanzar el éxito.

Dos opciones para facilitar las conexiones entre pares son, el uso de comunidades en línea y las aplicaciones móviles. Además, esta última tecnología puede mejorar la retención de estudiantes de manera sorprendente.

 

5) Aprovechar las tecnologías para crear una experiencia de aprendizaje significativa

El enfoque tradicional consistía en que los estudiantes simplemente se inscribían en una carrera, tomaban cursos y listo.

Ahora la consigna es otra: ¿Cómo podemos crear un entorno más interactivo y personalizado para los estudiantes? Los alumnos de hoy están acostumbrados a que Amazon le presenta "artículos similares que le pueden gustar", Uber sabe exactamente dónde recogerlo y Gmail autocompleta el texto del correo electrónico mientras escribe. Ellos speran retroalimentación instantánea e interacción de alto nivel. Considerar cómo ofrecerles experiencias altamente personalizadas y pertinentes es clave para fidelizarlos.

En este sentido, las tecnologías e inteligencia artificial son nuestras principales aliadas. Ya no se trata solo de qué contenido ofreceos a los estudiantes, pero de cómo lo ofrecemos, para que se adapte al estilo de vida y necesidades únicas de cada persona.

Las instituciones de educación superior pueden servir mejor a los estudiantes adaptando su portafolio de cursos por ejemplo. Los estudiantes desean continuar aprendiendo con temas que se alineen con sus objetivos profesionales, y para responder a esto, las instituciones pueden crear rutas de aprendizaje únicas para que las sigan los estudiantes.
 

Cuanto más utilicemos los datos y analíticas, más podremos cumplir con las expectativas de los estudiantes. Cada vez hay más recursos tecnológicos disponibles y accesibles para mejorar el éxito y la retención de los estudiantes. Algunos de ellos son:

  • Enfoques CRM.
  • Sistemas automatizados de notificaciones.
  • Aplicaciones móviles para estudiantes.
  • Modelos predictivos

También leer: Las tendencias de inteligencia artificial que marcarán el mundo de la educación superior


 

La universidad: mucho más que un proveedor de contenidos esporádicos

Creo que la universidad de hoy debe ser mucho más que un proveedor de contenidos esporádicos, debe ser una institución innovadora, personalizada y relevante, que sobre todo fomente relaciones duraderas con cada uno de sus alumnos.

Como dicen mi buen amigo Fernando Valenzuela, “Una Universidad a la que no te inscribes… te suscribes de por vida.”

Cuando somos capaces conocer a nuestros estudiantes, conectar con ellos, enamorarlos y nutrirlos mediante comunicación constante, seguimiento y aprendizaje permanente, creamos estudiantes de por vida. Al final del día, si nuestros estudiantes son felices y disfrutan aprendiendo, es porque hicimos bien nuestra tarea y los inspiramos y guiamos para desarrollarse continuamente.

Desde Griky, nos enfocamos en ayudar a las universidades a fidelizar estudiantes. Gracias a nuestra plataforma de aprendizaje permanente, podemos abordar las diferentes etapas de la vida de cada estudiante. Con nuestras tecnologías, ayudamos a crear lazos verdaderos entre los alumnos y la universidad que van más allá de la graduación.

¿Desea conocer más detalles sobre cómo Griky le puede ayudar a fidelizar y enamorar sus estudiantes? Puede solicitar su demo sin costo aquí.

También leer: Las universidades requieren un nuevo ecosistema de aprendizaje permanente para triunfar en la era de la longevidad

Nueva llamada a la acción